La guía definitiva de la actitud en el lugar de trabajo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterés

Las actitudes en el lugar de trabajo afectan más que el desempeño laboral de un individuo. La actitud de una persona puede impactar a cada persona en una organización, desde el propietario hasta los otros empleados, clientes, proveedores e incluso accionistas.

[Tiempo estimado de lectura: 19 minutos]

Al mismo tiempo, como gerente, aprender a trabajar con las personas a un nivel que impacte positivamente su actitud puede ser como hacer de niñera. Es fácil para los gerentes caer en la trampa de pensar, actuar como un adulto y ser positivo es parte de lo que les pago para que hagan.

Me encanta trabajar con alfileresSi bien es cierto que podemos esperar un cierto estándar de comportamiento de los empleados, exigir que cumplan con ese comportamiento - sin trabajar para ayudarlos a alcanzar nuestros estándares - no es suficiente. Como gerentes, no sólo podemos influir en las actitudes de nuestros empleados, sino también en la cultura de nuestra organización. Y una cultura que refuerce las actitudes positivas en el lugar de trabajo conducirá a beneficios dramáticos para los empleadores, los miembros del equipo y el resultado final. Una cultura que es innecesariamente negativa, por otro lado, causará estrés y desinterés, e incrementará la rotación de empleados.

Diseñar una estrategia que afecte algo tan vasto e intangible como la cultura del lugar de trabajo y las actitudes de los empleados puede parecer una tarea de enormes proporciones. Sin embargo, una vez que usted sabe cómo identificar los diferentes tipos de comportamientos y actitudes y cómo afectan al lugar de trabajo, es fácil adelantarse a los problemas potenciales y dirigir a su equipo en la dirección correcta. Y en este artículo, cubriremos algunas de las herramientas modernas que no sólo pueden ayudarle a identificar algunos de estos problemas, sino también a crear estrategias para tratarlos.

En este artículo profundizaremos en estos temas:

Tipos de actitudes y personalidades en el trabajo

La actitud es "una forma establecida de pensar sobre alguien o algo, típicamente una que se refleja en el comportamiento de una persona". Por sí misma, la actitud no es ni positiva ni negativa, aunque la expresión "no me des esa actitud" suele tener una mala connotación.

Un lugar de trabajo positivo, en el que la productividad se dispara, el bienestar de los empleados está en su apogeo y hay una buena vibración general, es muy parecido a un violín de concierto: todas sus cuerdas deben ser afinadas con precisión para que pueda tocar en armonía con el resto de la orquesta.

Esto, por supuesto, es más fácil decirlo que hacerlo.

Cada grupo de trabajo es un smorgasbord de diferentes personalidades. Por supuesto, cada persona tiene objetivos y necesidades individuales y enfoques para obtenerlos. Además de las actitudes individuales, también hay diferencias más generales que deben tenerse en cuenta, como los antecedentes, la cultura, la educación y el género. Algunas combinaciones de estos interactúan mejor que otras.

Si está familiarizado con el Modelo de Cinco Factores de la Personalidad (OCEAN), probablemente pueda imaginarse a cualquier miembro de su equipo o compañía y señalar algunos con puntajes más altos o más bajos en cada uno de los factores. (He aquí una breve presentación del PPT que ilustra este modelo muy claramente.)

Usted probablemente puede nombrar algunos empleados que están más abiertos a nuevas experiencias; algunos que son más o menos concienzudos y conscientes de sus acciones y consecuencias; algunos que exhiben altos grados de Extraversión y son más extrovertidos y habladores; algunos que son más Agradables, amigables y cooperativos; y algunos que tienen grados más altos de Neuroticismo y que piensan demasiado en cada problema y situación.

Cada persona en su equipo muestra diferentes grados de cada dimensión del Modelo de los Cinco Factores. Y cuando interactúan con los otros miembros del equipo, el resultado es la dinámica del equipo.

Estas dinámicas pueden estimular o sofocar el potencial de éxito del grupo, dependiendo principalmente de la actitud de cada uno de sus componentes.

Como líder, nada trae más satisfacción que ver a los miembros de su equipo trabajando juntos hacia un propósito común, cruzando cada poste de la meta con sonrisas en sus caras, sudor en sus cejas, y actitudes alegres y positivas. Pero sabemos que esto rara vez es así.

Como gerente, usted sabe muy bien cuánto tiempo dedica, no a las tareas descritas en la descripción de su puesto, sino a tratar con las diferentes personalidades de los miembros de su equipo. No importa cuán alto sea su compromiso organizacional, tratar con los problemas de actitud negativa de sus subordinados puede ser muy agotador y consumir mucho tiempo.

A esto se suma el hecho de que ninguna persona está siempre Abierta, o siempre Neurótica, o siempre Extravertida. La personalidad de las personas es algo fluida dentro de un rango específico y todos nosotros mostramos algunas o la mayoría de estas cualidades en diferentes momentos y en diferentes grados - y la forma en que estos aspectos de la personalidad de una persona se manifiestan en el trabajo conduce a algunas actitudes de trabajo comunes y reconocibles. Algunas personas pueden mostrar cierta personalidad en el trabajo y ser completamente diferentes en casa. Otros pueden comportarse muy abiertamente con sus compañeros de trabajo y hacer un completo 180˚ con su jefe y volverse más introvertidos.

Actitudes comunes (positivas y negativas, con ejemplos)

Cada organización está compuesta por muchos tipos de actitudes laborales. A continuación se presentan algunos de los más comunes y reconocibles.

Lista de ejemplos de actitudes positivas:

  • Búsqueda de cumplimiento Los miembros de un equipo con este tipo de buena actitud suelen querer cambiar el mundo. Son visionarios con un fuerte sentido del propósito y se pueden encontrar en todo tipo de entornos, como escuelas, hospitales, juzgados y organizaciones sin fines de lucro.
  • Respeto por los demás La actitud de respeto se extiende no sólo a la forma en que las personas interactúan con sus superiores, sino también con sus pares, sus clientes, sus proveedores e incluso con ellos mismos. No importa lo mucho que una persona respetuosa esté en desacuerdo con alguien, siempre será cortés y actuará profesionalmente.
  • Alto rendimiento Son hombres y mujeres que se fijan metas ambiciosas, las escriben y visualizan su realización cada día. Por lo general, encontrará personas de alto rendimiento en la cima de cada organización, así como en profesiones tales como abogados, cirujanos, banqueros de inversión, políticos y astronautas.
  • Excitación Infecciosa Las porristas eternas, individuos que siempre mantienen una actitud positiva, tienden a encender olas de entusiasmo entre sus compañeros. Son muy buenos para reunir a las tropas y su actitud de"sí se puede" hace que todos se sientan imparables.
  • Compromiso con el trabajo Un alto sentido de orgullo suele definir a las personas con un alto compromiso laboral. Para ellos, su participación en la fuerza laboral es una fuente de inmensa satisfacción y llevan su título como una insignia de honor. Estos trabajadores suelen hacer lo que sea necesario para cumplir con sus deberes y presentar un comportamiento laboral impecable.
  • Asunción de riesgos Aburridos con facilidad, los que asumen riesgos se sienten atraídos por los trabajos de alto riesgo o con grandes recompensas. Rara vez permanecen en una compañía por mucho tiempo y por lo general buscan la siguiente y mejor oportunidad. El dinero suele ser un gran motivador para los que asumen riesgos.
  • Innovación "Y si" es la semilla de toda idea generada por innovadores. Siempre están pensando en nuevos procesos para hacer las cosas más fáciles para los demás en la oficina. Nunca contentos con el status quo, estos individuos usan el pensamiento lateral sin esfuerzo para encontrar nuevas soluciones a cada problema.
  • Utilidad Excelente en el servicio al cliente, los miembros del equipo que exhiben esta buena actitud aman el sentimiento que sienten cuando ayudan a alguien más. Aunque no sean demasiado extrovertidos, obtienen mucha satisfacción cuando sienten que los demás dependen de ellos.
  • Escalada de escaleras Al contrario de las personas que buscan satisfacción, los escaladores prefieren estabilidad en sus trabajos. Ellos están en esto a largo plazo y siempre están listos para la siguiente promoción. La movilidad ascendente es su mayor motivación y se sienten muy cómodos siendo una "persona de empresa".

Lista de ejemplos de actitudes negativas:

  • Punzonado de relojes En los niveles más bajos de la escala de ambición, los perforadores de relojes suelen estar muy insatisfechos con su situación actual, pero rara vez toman medidas masivas para mejorarla. Trabajan en trabajos que no requieren un alto nivel de preparación y siempre están pensando en el final de su jornada laboral.
  • Cobro de cheques de pago Estos miembros del equipo aprecian sus beneficios y beneficios. Por lo general, no se arriesgan demasiado por miedo a poner en peligro su situación actual. Probablemente encontrará a estas personas escondidas en sus cubículos o en trabajos manuales.

Reconocer los problemas de actitud

Entonces, ¿cómo reconocer a las personas con problemas de actitud negativa?

Aquí están las 12 mejores señales a las que hay que estar atento:

  1. Saltar a las conclusiones Esta persona se apresura a emitir juicios. No escuchan todos los aspectos de una historia antes de llegar a conclusiones que a menudo son erróneas, unilaterales o incluso sesgadas.
  2. Eterno pesimismo No importa la situación, este miembro del equipo siempre encuentra primero el lado oscuro. Esto, a su vez, mata su propia motivación y los lleva a dejar de participar en un proyecto incluso antes de empezar. Debido a que su actitud en el trabajo está tan dañada y erosionada, estas personas creen en el corazón de sus corazones que las cosas nunca saldrán como ellos quieren.
  3. Tozudez Las personas con problemas de actitud laboral suelen ser muy tercas. Ellos se deciden sobre lo que está bien y lo que está mal en una situación o en un compañero de trabajo y eso es todo, no hay manera de cambiar de opinión.
  4. Demasiado poco, demasiado tarde Cuando usted decide intervenir y tener un "intercambio de ideas y sugerencias" o, en otras palabras, escribir al empleado, este individuo siempre encuentra la manera de esperar hasta que llegue el momento adecuado para mejorar su actitud.
  5. Intolerancia alta Debido a que la satisfacción en el trabajo, o más bien la falta de ella, suele estar en el centro del problema central de esta persona, todo lo que les rodea les resulta irritante. ¿Música alta? Yikes! ¿Compañeros de trabajo demasiado habladores? ¡Cómo se atreven a interrumpir el hilo de pensamiento de esta persona! ¿Una sucia sala de descanso? ¡Oh, qué descaro el de los asquerosos compañeros de trabajo de esta persona!
  6. Inestabilidad emocional Las personas que caen bajo esta bandera roja se enfadan desproporcionadamente por cualquier cosa que consideren que va en contra de sus valores, no importa lo insignificante que sea el tema. El estilo de vestir de otra persona o cantar "Feliz Cumpleaños" a sus compañeros de trabajo o puede parecer que los lleva a la locura.
  7. Disminución de la interacción social Por supuesto, las personas negativas rara vez tienen relaciones duraderas en la oficina. Tienden a ser solitarios, a veces por elección y otras veces ahuyentando a sus compañeros de equipo con su fría vibración.
  8. Fácilmente Ofendida No todos los días son una pesadilla para este miembro del equipo. Después de todo, una vez fueron capaces de convencer a su gerente de contratación de que encajaban perfectamente en su organización. Aunque a veces salen de su cueva y hacen algo bueno por otra persona, debido a sus malos antecedentes en las relaciones de oficina, sus actos de bondad al azar suelen pasar desapercibidos, y se sentirán profundamente heridos.
  9. Preocupación constante El segundo nombre de este empleado podría ser Chicken Little; cada minuto que pasa le parece que el cielo se está cayendo. Aunque la preocupación por sí misma no es un problema - después de todo, a veces las cosas salen mal, y preocuparse por esas cosas puede llevar a soluciones a los problemas - preocuparse por cosas que están fuera del control de una persona es un problema. Este tipo de preocupación puede desviar su atención de su tarea y su productividad se verá afectada.
  10. Sentido de derecho Estos miembros del equipo rara vez están agradecidos cuando alguien hace algo bueno por ellos. No sólo eso, las leyes del universo siempre deben doblegarse a su favor. Cuando alguien le hace un cumplido a este empleado problemático, generalmente lo toma como si fuera algo que se le debe.
  11. Sentimientos de inseguridad Por otro lado, las personas con este problema de actitud pueden pasar demasiado tiempo preguntándose por qué las cosas buenas nunca les suceden, y no suficiente tiempo trabajando para hacer que las cosas buenas sucedan. Los sentimientos de inseguridad e inferioridad no permiten que una persona encuentre verdadera alegría cuando algo bueno le sucede a otra persona.
  12. Mentalidad de víctima Las personas con mentalidad de víctimas sienten que el mundo está conspirando en su contra. Estos empleados tienden a buscar siempre chivos expiatorios y a culpar a otros por sus propios problemas. Estas personas siempre se ven a sí mismas como víctimas de la incompetencia o negligencia de otras personas.

Causas de una mala actitud

Enfrentémoslo, usted NUNCA contrataría a alguien que usted sospecha que va a exhibir cualquiera de los 12 signos mencionados anteriormente, ¿verdad?

Ese ogro que aterroriza cada reunión, sabotea cada sesión de lluvia de ideas y descarrila cada esfuerzo creativo, fue una vez un ser humano agradable, sonriente y afable.

Entonces, ¿dónde fueron las cosas que salieron horriblemente mal? ¿Qué hace que los empleados creen tal negatividad en el lugar de trabajo?

Aquí hay 6 causas típicas de problemas de actitud en el lugar de trabajo:

  1. No se siente apreciado
  2. Un simple desencanto
  3. Mala gestión
  4. Falta de compañerismo y camaradería
  5. Agotamiento
  6. Un cambio en el ajuste persona-entorno (ajuste PE)

1 - No sentirse apreciado

Piensa en la última vez que hiciste algo genial en el trabajo. Usted invirtió una tonelada de tiempo extra, investigó, escribió y reescribió su informe, agregó gráficos en color en 3D e incluso roció un poco de perfume en las copias encuadernadas en cuero de todos. En la película de tu mente todo el mundo se pone de pie y aplaude, se chocan los cinco mientras te levantan sobre sus hombros y te desfilan por la oficina mientras los cañones disparan confeti. Pero, en realidad, su jefe apenas mira su trabajo y, en lugar de elogiarlo, señala que usted no utilizó la fuente corporativa correcta para los subtítulos. ¿Cómo te hizo sentir esto? Tal vez esta vez le des un pase y lo atribuyas al clima lluvioso. Pero, ¿cómo te sientes la próxima vez que esto ocurra? ¿Y el siguiente? Ya me entiendes.

2 - Un simple desencanto

No todo el mundo llega a ser el nuevo frontman de Journey, a ser adorado por millones y a vivir el sueño del rock n' roll. Algunos de nosotros simplemente nos aburrimos con nuestro aburrido ambiente de trabajo. Hacer lo mismo todos los días puede parecer que no estamos haciendo mella en el universo. A menos que compensemos esta monotonía con otros aspectos más satisfactorios de nuestro día de trabajo, los malos pensamientos se arrastran fácilmente a nuestras fantasías. Por supuesto, nadie puede esperar razonablemente que una compañía haga cada título y posición tan emocionante como volar a la luna, pero hay toneladas de técnicas, comportamientos y actividades que pueden traer emoción a un lugar de trabajo aburrido. Estos son sólo algunos de los buenos recursos para comenzar:

3 - Mala gestión

Según un estudio de Gallup, el 75% de los empleados que abandonan voluntariamente su trabajo lo hacen no porque no les guste la empresa o su trabajo, sino porque no les gusta su jefe. El problema aquí es que no todos renuncian inmediatamente después de descubrir que no les gusta su supervisor. De ninguna manera! Por lo general, estas personas perdurarán durante mucho tiempo hasta que reúnan el valor para marcharse o para encontrar un mejor empleador. Mientras tanto, su satisfacción en el trabajo baja casi a cero y su actitud positiva se va por el desagüe, lo que a menudo hace que las actitudes de los demás bajen con ellos.

Una buena encuesta de satisfacción de los empleados, como Clarity Wavesiempre, incluirá preguntas sobre supervisores y gerentes e identificará cualquier punto conflictivo que se pueda tratar con prontitud.

4 - Falta de compañerismo y camaradería

Muchos de nosotros pasamos más tiempo en el trabajo que con nuestras familias, o al menos más tiempo de calidad. Tener amigos íntimos de trabajo con quienes compartimos los buenos y los malos momentos es fundamental para sentir un sentido de pertenencia e identidad. Si su equipo de trabajo no se siente como una familia (aunque sea disfuncional), la conexión entre su trabajo y su vida se debilita cada vez más. No estamos abogando por convertirnos en mejores amigas de todos y hacernos tatuajes del logotipo de la empresa, a menos que trabajemos en Harley Davidson, por supuesto, pero un cierto grado de afinidad y calidez hace que todo el mundo espere con impaciencia volver a trabajar todos los lunes por la mañana.

5 - Agotamiento

Los adictos al trabajo por lo general caminan por una delgada línea entre el éxito excesivo y el choque y la quema. Cuando esto último sucede, las conductas contraproducentes siembran semillas en la cabeza del superdotado a medida que se vuelve más y más amargo. Puede crear un aura de negatividad en el lugar de trabajo que absorbe al resto de su equipo.

6 - Cambio en el ajuste persona-entorno (ajuste PE)

Se define como el grado en que una persona y sus características ambientales coinciden. En algunos casos, un miembro del equipo puede desarrollar rasgos de comportamiento adversos cuando algo cambia dramáticamente en su ajuste persona-ambiente. Por ejemplo, pueden ser asignados a una función de trabajo diferente que no los satisface, pueden ser reubicados en una ciudad diferente que no les gusta, o pueden tener un jefe querido que se jubile o sea reemplazado.

Consecuencias de ignorar los problemas de actitud

¿Cuáles son las mayores consecuencias de tolerar a los miembros del equipo con una mala actitud?

A continuación, se presentan algunos resultados comunes:

  1. Aumento de la fricción en los equipos de trabajo
  2. Disminución del flujo de comunicación
  3. Menor compromiso de los empleados
  4. Menos creatividad
  5. Rendimiento reducido
  6. Miembros del equipo descontentos
  7. Clima laboral tenso en general
  8. Clientes insatisfechos

1 - Aumento de la fricción en los equipos de trabajo

A nadie le gusta estar cerca de gente con una mala actitud. No importa si dirigen sus sentimientos desagradables hacia una persona específica - como su supervisor - o hacia la gerencia en general o hacia toda la compañía. Estar cerca de alguien que está constantemente buscando el lado sombrío de todo es simplemente agotador. Sus comentarios suelen ser sarcásticos o francamente desagradables, y tener que soportar trabajar junto a estas personas puede tener un efecto adverso en otros miembros. Recuerda que la miseria ama la compañía, y asegúrate de no dejar que las malas actitudes se agraven.

2 - Disminución del flujo de comunicación

Con un aumento de la tensión entre los compañeros de equipo viene una disminución en el flujo de comunicación. La gente simplemente hace todo lo posible para evitar tener que hablar con una persona amargada. ¿Por qué molestarse en pedirle a una persona con una mala actitud la ayuda necesaria para un proyecto si cada interacción se convierte en un despotricar de 30 minutos sobre cómo "Jane de Contabilidad sigue calentando pescado en el microondas de la oficina y terminando todas las cremas de café buenas"?

3 - Menos compromiso de los empleados

Con una interrupción en la comunicación, los miembros del equipo pronto comienzan a perder el impulso positivo que los mantenía ocupados en el trabajo. Cuando un equipo que tiene uno o dos miembros tóxicos deja de colaborar y sólo habla de cuestiones puramente esenciales, todos se vuelven cada vez más solitarios y protegidos.

4 - Menos creatividad

La creatividad ocurre mejor cuando todos se sienten seguros compartiendo sus ideas. Por lo general, las sesiones de lluvia de ideas comienzan un poco incómodas y luego, a medida que la gente siente que puede tomar más riesgos y proponer ideas más locas, las pepitas de oro comienzan a revelarse. Si alguna vez has participado en una sesión creativa en la que una o dos personas han tenido una actitud "esto es estúpido", entonces has visto cómo los demás limitan sus propuestas a las soluciones más seguras y conservadoras. A nadie le gusta ser juzgado, especialmente por el cascarrabias de la oficina.

5 - Rendimiento reducido

¿Puede una actitud negativa en la oficina afectar el desempeño? ¿O es al revés? El psicólogo Michael Riketta publicó un estudio en el Journal of Applied Psychology en el que realizó una revisión metaanalítica de 16 estudios que medían el rendimiento y las actitudes laborales. Llegó a la conclusión de que es más probable que las actitudes laborales influyan en el rendimiento que viceversa.

6 - Miembros del equipo descontentos

Como dijimos antes, la miseria ama la compañía, y todos corren el riesgo de gravitar hacia la persona que siempre está echando la culpa a los demás. Para algunos, es más fácil - y más seguro - unirse al compañero de trabajo tóxico para quejarse de su jefe que ser el blanco de las quejas del compañero de trabajo tóxico a otros.

Tenga en cuenta que todos tenemos días malos. Pero si buscamos refugio en el cubículo de la persona más enojada de la oficina, seguramente saldremos sintiéndonos aún más deprimidos, derrotados e infelices que cuando comenzó nuestro día.

7 - Clima laboral tenso en general

Un clima laboral feliz requiere un equilibrio de muchas dimensiones. Nuestra herramienta Clarity Wavepara el compromiso de los empleados utiliza un modelo que incluye: Identidad, Igualdad, Respeto, Compañerismo, Credibilidad, Bienestar, Desempeño y Cultura. Una persona negativa suele tener un puntaje bajo en más de una de estas dimensiones - generalmente Respeto, compañerismo e identidad. Sin embargo, nuestro software también mide la percepción general del clima de la empresa todos los días. Podemos ver fácilmente cómo un trabajador tóxico derriba a todo un equipo.

8 - Clientes insatisfechos

Todas estas consecuencias conducen a la más devastadora de todas: Clientes insatisfechos.

¿Recuerdas el famoso comercial de California Milk? El eslogan era: "La gran leche viene de vacas felices. Las vacas felices vienen de California". Lo mismo puede aplicarse al servicio de atención al cliente. Un gran servicio al cliente crea clientes satisfechos y empleados satisfechos dan un gran servicio al cliente!

¿No me crees? He aquí un escenario simple: Usted va a la oficina de correos para enviar su colección inestimable de figuritas Lladro. ¿A quién le gustaría manejar su paquete una vez que salga de la tienda: a) al tipo cuyo jefe simplemente le agradeció por su arduo trabajo, puso una carta de recomendación en su archivo y lo dejó con una sonrisa en la cara mientras tarareaba la última canción de Bruno Mars, o b) al tipo que esa misma mañana recibió una multa por exceso de velocidad, llegó tarde al trabajo y recibió una bronca de su gerente y perdió su bono de puntualidad? Así es.... una leche estupenda viene de vacas felices y figuritas sin romper de empleados que se sienten apreciados y saben lo que valen.

Gestión de un empleado negativo

No importa cuán bueno sea su proceso de contratación o cuántas suscripciones al Journal of Applied Psychology tenga su equipo de RRHH, eventualmente contratará a una persona que desarrollará una actitud terrible.

Entonces, ¿qué haces con ellos?

Aquí hay 7 estrategias para tratar con un empleado negativo:

  1. No justifique su actitud
  2. Hazlos tu aliado
  3. Permítales implementar sus propias soluciones
  4. No aceptes sus excusas.
  5. Redirigir su enfoque
  6. Dales un desafío
  7. Saber que cuando no eres tú, son ellos.

1 - No justificar su actitud

Cuando se conoce a un empleado desde hace tiempo, es fácil caer en la trampa de ponerle excusas. Debido a que es posible que los conozca fuera del trabajo, es posible que sienta empatía por su situación. Tal vez están pasando por una ruptura o están teniendo problemas de dinero y simplemente lo racionalizas como,"Está pasando por un momento difícil, dale un respiro".

Mientras que todo el mundo pasa por momentos difíciles y es importante ser considerado con las necesidades de un empleado a largo plazo, es igual de importante saber cuándo decir "cuándo". El equipo apreciará un jefe compasivo y comprensivo, pero no quiere trabajar para un pusilánime. Una persona con una mala actitud hará más daño a tu equipo de lo que puedas imaginar. Por lo tanto, cuando un empleado necesite ayuda y comprensión, pregunte qué puede hacer por él y establezca un plazo razonable para que empiece a mejorar. Y cuando se acabe ese tiempo, enfréntate a los hechos y llama a las cosas por su nombre.

2 - Hazlos tu aliado

Cuando te sientes con el miembro del equipo, pídeles que te digan no sólo cómo se sienten sino también lo que harían si estuvieran en tu lugar. Traten de encontrar una solución juntos. Si puede, trate de incluir escenarios de juego de roles para ayudarlos a verbalizar la situación e incluso mejorar los procesos y secuencias de toma de decisiones.

3 - Permítales implementar sus propias soluciones

Rara vez hay una idea mejor -o una idea con la que estemos más comprometidos- que la que pensamos de nosotros mismos. Esto es especialmente cierto para una persona que piensa que es lo mejor desde el pan rebanado. Si ese es el caso, pídales que hagan un plan. Un sabio dijo una vez: "Siempre que me enfrento a una decisión difícil, me pregunto:'¿Qué haría una persona más inteligente que yo? Y luego simplemente lo hago." De la misma manera, pídale con tacto a un empleado que esté mostrando un comportamiento problemático que piense lo que haría una persona positiva en su situación. Se sorprenderá de los mágicos resultados de este ejercicio.

4 - No acepte sus excusas

Sí, otras personas en el trabajo pueden ser desconsideradas, ruidosas, tardías, perezosas o tontas. Sí, la compañía no ha dado un aumento salarial decente desde los años 80. Sin embargo, lo único que podemos controlar es nuestra actitud hacia cualquier situación. No acepte el comportamiento grosero, la falta de respeto o el mal lenguaje de nadie. La persona es tan empleada de la compañía como todos los demás y estamos todos juntos en esto.

5 - Redirigir su enfoque

Cada vez que la persona te diga algo malo sobre algo, practica jiu-jitsu verbal y redirige su atención a algo positivo. Dígales de antemano que no pueden decir algo malo a menos que puedan contrarrestarlo con algo igual de bueno.

6 - Dales un desafío

Una vez escuché la historia de Bob Hoover, un piloto de un espectáculo aéreo que casi se estrella porque uno de los miembros de su tripulación llenó su avión con el tipo de combustible equivocado. Cuando se enteró de quién era, se le acercó y le dijo: "Estoy seguro de que no volverás a cometer este error. Por eso quiero asegurarme de que seas el único que reabastezca mi avión mañana".

Al igual que Bob Hoover, trate de darle a un empleado problemático un gran proyecto. Uno que los entusiasme para lograr algo grande para la compañía. En muchos casos, las personas desarrollan actitudes deficientes porque se sienten poco valoradas e infravaloradas. Al darles un sentido renovado de propósito, se sentirán revitalizados. Sin embargo, asegúrese de que no sientan que usted está acumulando más trabajo en su plato.

7 - Saber cuando no eres tú, son ellos

A veces, no importa cuánto lo intentes, la gente simplemente ha seguido su curso en la empresa. Sepa cuándo es el momento de decir adiós. Probablemente le harás un gran favor a ambas partes.

En conclusión

Todos tenemos días buenos y malos en la oficina y todos tratamos los asuntos a nuestra manera, especialmente cuando no estamos contentos en el trabajo.

La mayoría de las veces no se necesita un título en psicología, ni siquiera una presentación de cómo hacerlo en PowerPoint, para poder detectar a un miembro tóxico del equipo. A veces, sin embargo, los signos pueden ser sutiles.

Aquí es donde las encuestas de compromiso, satisfacción y actitud como Clarity Wavela de , pueden ayudarle a identificar a los miembros del equipo con actitudes positivas y negativas.

Algunas personas pueden tener la mejor ética de trabajo del mundo, pero aún así tienen la habilidad de succionar el oxígeno de cada equipo con el que trabajan.

Su actitud en el lugar de trabajo, sea positiva o no, ayuda a determinar sus posibilidades de éxito profesional.

Como dice el autor y orador Zig Ziglar: "Tu actitud determina tu altitud".

FUENTES

  1. "Seis tipos de actitudes de los empleados". (1998), http://www.workforce.com/1998/11/01/six-types-of-employee-attitudes/
  2. "Cinco actitudes que son importantes en los lugares de trabajo. Lynda Moultry Belcher, http://smallbusiness.chron.com/five-attitudes-important-workplaces-19114.html
  3. "Cómo administrar un empleado negativo", Tim Parker, https://quickbooks.intuit.com/r/employees/how-to-manage-a-negative-employee/

Un comentario hasta ahora:

  1. Kamal Alahendra says:

    This article really helps with a hotel training presentation. Thank you so much for such relatively information. All points mentioned are really meaningful, should help for an employee. I will pick some points, include in my training session.

Dejar una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *