¿Cómo destruye un mal jefe la motivación del equipo?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

bad boss pointing fingerSi alguna vez ha tenido la desafortunada experiencia de trabajar en una oficina que se rige por los caprichos incompetentes de un jefe muy malo, seguramente tendrá muchos recuerdos negativos de la experiencia.

Durante el tiempo de su sufrimiento, usted vio impotente como la motivación de los empleados se iba por el desagüe, afectando no sólo la calidad de su trabajo sino también la productividad y rentabilidad de la compañía para la que todos trabajaban.

¿Cuáles son las diez señales de un mal jefe?

1. Microgestión

Un jefe que no puede permitir que sus empleados simplemente hagan las tareas que les han sido asignadas sin meter la cabeza en cada paso del proceso es una pérdida segura para la motivación de los empleados. Después de todo, ¿qué sentido tiene hacer el trabajo correctamente cuando es seguro que lo van a descuartizar y criticar?

2. Negativa a delegar tareas

Como consecuencia directa de la microgestión, la negativa de un jefe a permitir que sus empleados se ocupen de ciertas tareas para ellos dará lugar a plazos incumplidos y a trabajos de mala calidad, a los que el jefe, en la mayoría de los casos, culpará directamente a sus empleados en lugar de culpar a su propia impaciencia e incompetencia.

3. Elegir favoritos entre sus empleados

Una de las maneras más seguras de destruir la felicidad de los empleados es que un jefe escoja favoritos entre sus empleados. Es posible que haya visto a los jefes asignando y recompensando a sus compinches, mientras ignoraban a trabajadores mucho más calificados y profesionales. Tener favoritos es un destructor seguro del compromiso de los empleados.

4. Convertir a ciertos empleados en chivos expiatorios

También puede haber visto jefes que convierten a ciertos empleados en chivos expiatorios a los que se culpa de cada percance que ocurre en la oficina, muchos de los cuales obviamente se deben a la propia incompetencia del jefe. Esta es una de las formas más rápidas de fomentar la disensión, la puñalada por la espalda y la guerra abierta en un entorno empresarial.

5. Mala determinación de cuotas y plazos

Quizás usted ha sido víctima de varios incidentes en los que su posición en la empresa ha sufrido graves reveses debido a las cuotas irracionales de productividad, así como a los plazos para su entrega, que han sido fijados por un jefe que realmente no tenía ni idea de lo que estaban pidiendo.

6. Perder el tiempo con juntas inútiles

Llevar a los empleados a la sala de juntas para hacerles escuchar interminables letanías, o para establecer una política cada vez más irracional y desacertada, es otra manera de devastar completamente la felicidad de los empleados. Si, a pesar de las interminables horas perdidas en estas reuniones, nada cambia para lo positivo, ¿por qué tenerlas en primer lugar?

7. Desestimar o ridiculizar las sugerencias

Otra maniobra típica que seguramente acabará con el compromiso de los empleados en el trabajo es descartar sin más, o con sujeción al ridículo, a cualquier sugerencia o consejo que hagan. Un jefe que no escucha a sus empleados o los disuade activamente de tomar parte en los procedimientos, se está preparando para fracasar gravemente en términos de producción. Una oficina desinteresada es una oficina fatalmente improductiva.

8. Enfocarse en lo negativo en lugar de lo positivo

Un jefe pesimista que se centra en lo negativo, como los errores cometidos o los plazos incumplidos, en lugar de lo positivo, como los nuevos niveles de productividad a largo plazo, es un jefe que drenará la felicidad de los empleados de la oficina. Un personal que se siente subestimado y obligado a alcanzar estándares arbitrarios y mal definidos es uno que perderá motivación e interés a toda prisa.

9. Hipocresía y mentira descarada

Desgraciadamente, es posible que usted haya recibido una mentira categórica sobre su posible recompensa por un plazo cumplido, o por una cuota excedida. Tal vez usted ha sido testigo de muchas acciones hipócritas por parte de patrones que pensaban que estaban por encima de las reglas de la compañía en virtud de su posición. Basta decir que esto sólo prueba la verdad del viejo dicho: "El orgullo precede a la caída". Un jefe que se erige como superior a la ley es aquel que se dirige hacia una sorpresa desagradable, incluso si no logra destruir la motivación de los empleados antes de que sean expuestos.

10. Comportamiento inapropiado o acosador

Puede que haya visto a jefes malos compartir chistes que iban desde algo inapropiado a algo completamente fuera de lugar, y también haya sido testigo de su parte justa de comportamiento intimidatorio y acosador. En una escala del uno al diez, este tipo de acción está absolutamente en la cima del medidor cuando se trata de comportamientos que pueden destruir completamente el compromiso de los empleados. De hecho, si no se corrige a tiempo, puede dar lugar a años de costosas demandas judiciales y a una publicidad terrible para la propia empresa.

Cómo convertir un ambiente tóxico de oficina en uno saludable?

Cuando usted está lidiando con las consecuencias de una situación muy tóxica en el lugar de trabajo, necesitará algo de ayuda para volver a encarrilar las cosas. Esto significa que es necesario obtener ayuda externa de un profesional. Clarity Wave es una excelente idea para ayudarle a controlar lo que sus empleados realmente piensan de usted, así como el entorno en el que han estado trabajando.

Si usted es un gerente que intenta restaurar el orden, así como una atmósfera positiva y productiva en un lugar de trabajo que ha sido destrozado por un mal jefe, el nuevo Clarity Wave viene altamente recomendado para aprender cómo volver a poner en marcha su oficina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *